Sobre la culpa en los movimientos sociales

Entre condescendencia, superioridad moral y la posible incrustación del control social neoliberal

Hace poco el Sindicato en el cual milito hacía su Congreso General ordinario. En este, los militantes y las personas con cargos nominales discuten sobre las directrices que debe tomar el sindicato durante el próximo año, todo normal. Hasta aquí todo bien. Sin embargo, mi sorpresa se dio en una serie de debates contados que ahora pretenderé narrar a continuación:

Eran en torno a las 12:30 de la mañana, una hora difícil, teniendo en cuenta que era Sábado. El hambre y el cansancio ya se echaban sobre los participantes, agitando sus mentes y azotando sus estómagos y haciendo de los debates sobre organización interna un trámite soporífero e inaguantable. Hasta aquí todo bien.

Insisto, todo fluía, hasta que se pasó al punto en el que se trataba el uso del local. He aquí el punto de inflexión.

Una parte de los participantes, articulados en torno al grupo de ecologismo, propuso que todas las comidas que se realizarán en dicho lugar fueran veganas y ecológicas. Algo entendible conociendo sus valores e ambiciones con para el mundo, e incluso, también, muy loable. Si bien la idea principal era magnífica, su forma de argumentar, que en la humilde opinión de un servidor abunda en la izquierda actual, me pareció un despropósito. ¿Cuál fue? La misma que utiliza una madre cuando te ha ordenado mil veces algo y tú, inmóvil, sigues sin hacer caso. La misma que no le sirve a una madre para que dejes de ser un mal hijo.

“Vosotros veréis…Se trata de proteger al medio ambiente, parece que queráis que se contamine por igual”, “Los animales sufren y no hacemos nada”, “Yo por lo menos no mataré a ningún animal para saciar mis necesidades”.

Junto a esto, se podía escuchar también: “Si por mi fuera no comeríais nada que proviniese de animales” o “Estaría prohibido”.

¿Qué significan y simbolizan sendos ejemplos? Dos fantasmas que siempre han sobrevolado la atmósfera de los movimientos transformadores: el autoritarismo y la ética posmoderna. El primero coarta la acción, el segunda el pensamiento, la consciencia.

Un comentario en “Sobre la culpa en los movimientos sociales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s