No ser para que otros sean: las señoras de la limpieza

No hay nada como coger un ferrocarril de la capital catalana en torno a las siete, ocho de la mañana, ¿dirección? La zona bien, por encima de la Diagonal, lejos del sabor a mar del Mediterráneo, más allá del cristal impoluto de los rascacielos de la Gran Avenida, cerca de las montañas que, para algunos, figuran muy lejanas. Hacedlo un día, subíos: veréis las caras de los invisibles, de los nadie, de los que el subsuelo se traga cuando ni el Sol ha salido. Sus días se suceden con los ojos clavados en el parqué, abrillantando la plata, haciendo camas, pasando el cortacésped por el jardín del señorito. Me estoy refiriendo a la masa sin cara, sin nombre -como decía el poeta- de latinoamericanos y sur-asiáticos que pueblan en silencio los cómodos asientos del transporte público de las capas altas barcelonesas. Es un espectáculo digno de ver: en silencio, medio dormidas -la mayoría son mujeres-, con los brazos en los bolsillos. La mitad de ellas llevan ya puesto el uniforme, que a costa de dejar suelos como patenas incorporan todos, sin excepción, manchas de suciedad. Llevar ya puestos esos trajes de batalla -pues son guerreras- les permite ganar unos segundos, y sobre todo las hace más presentables frente a sus dueñas.

Continúa leyendo “No ser para que otros sean: las señoras de la limpieza”

El desempleo y su papel en la conquista de Derechos

En la vida hay dos cosas seguras: la muerte y los impuestos. O al menos, eso decía Thomas Jefferson, uno de los padres de la Constitución Americana (1787). Sin embargo, para un intelectual que ya podía ver los estragos que causaba el capitalismo en las clases trabajadoras, falta un concepto en esa lista: el paro. Continúa leyendo El desempleo y su papel en la conquista de Derechos